MINIAGRICULTURA

MINIAGRICULTURA

sábado, 3 de diciembre de 2016

EL CHAYOTE O CHAYOTA.


     Si la temporada pasada fueron los Phisalys, el próximo reto en el huerto será, de nuevo, para experimentar una especie casi desconocida en España y su desarrollo en un clima continental: El Chayote o Chayota.


Me regalaron el Chayote de la foto procedente de un huerto de mi amiga Julia con un clima semejante. Teóricamente, por sí misma, la semilla germinará desde su interior sacando raíces y tallo por lo que parece una boca.


Parece ser que empiezan a salir raíces y tallo, después de varios días en una caja tapada con periódicos.



Una cosa lleva a otra y me acaba de regalar otro amigo, José Antonio, otra variedad de Chayote, éste con espinas como muestra la imagen.
Pasamos a la plantación en tiesto previa al trasplante:





ORIGEN:
El chayote es una fruta de origen centroamericano.
Fué cultivada por los Aztecas y los Mayas.
Es un alimento de mucho futuro, y se puede encuentrar en mercados de Centro América, Estados Unidos y Europa.
La planta es tipo enredadera y, aparte del fruto, ofrece sus tallos, hojas tiernas y raíz para su consumo en ensaladas, sopas y otras recetas. Es un alimento rico en fibra, bajo en calorías y no tiene colesterol.






CARACTERÍSTICAS:
 Su fruto es carnoso, de sabor suave y algo dulce. Su forma es redondeada y de color verde en diferentes tonos dependiendo de la variedad. También hay chayotes de cáscara blanca y otros amarillos. Los hay con pinchos y sin ellos.
Esta planta es perenne, de renovación anual, con numerosos tallos trepadores y está emparentada con los pepinos y calabazas. Sus guías alcanzan los seis metros de largo, las hojas son acorazonadas, anguladas y ásperas y miden entre 10 y 15 cm. Además del fruto, de la planta se aprovechan sus guías, las hojas y su raíz. La pulpa del chayote es blanca y en el centro tiene una gran semilla que también es exquisita. En el verano ofrece su verde follaje, y en otoño gran cantidad de frutos que promedian, dependiendo de la variedad, un peso de 400 ó 500 gramos. Por sus propiedades, son ideales para personas que buscan adelgazar. Pueden ser cultivados en cualquier huerto que disponga de alguna pared o cierre metálico, ya que es una planta trepadora tipo enredadera. No requieren de mucha tierra, solo el espacio para su raíz.


CULTIVO:
 Solo hay que tener en cuenta cual es el mejor lugar y tomar conciencia del porte que tendrá la planta cuando crezca. Se puede hacer trepar por pérgolas o parrales para que nos regalen sombra en el verano.
     Al elegir el lugar es importante que la planta reciba la mayor cantidad de luz solar.
El chayote tiene en su interior una gran semilla. No es necesario sacarla del fruto para plantarla. Se planta el fruto entero, la semilla brotará desde su interior, tallo y raíz asomarán por esa especie de boca que tiene el chayote. 
Elegido el lugar donde lo plantaremos, haremos un pequeño hueco y lo pondremos en él, acompañado de una tierra fértil y un buen abono.
Colocaremos el chayote levemente acostado con su boca hacia abajo y cubriremos solamente la mitad, con el objeto de dejar hacia abajo las raíces y hacia arriba el tallo. En el clima Atlántico es preferible esperar a que desaparezcan definitivamente las heladas para su plantación. 

           No es preciso atarla, solo girar la punta de la misma un par de vueltas en el alambre con cuidado, y ella se acomodará durante la noche y se fijará mejor. Con el tiempo, irán apareciendo nuevas guías y así se poblará la pared de grandes y verdes hojas. No necesita mucho riego, pero si no se presentan lluvias, regaremos cada poco sus raíces. En verano, si la temperatura es muy alta, las hojas se cierran hacia dentro, así que por la tarde, luego que baje el sol, se las puede regar y mojar también su follaje y por la noche recuperará su fuerza natural.                       
               
CRECIMIENTO:
Cuando asoma la guía del chayote hay que empezar a guiarla, porque tendrá que soportar mucho peso. Una vez alcanza 1 metro echará nuevas guías y se deben sujetar y atar como las parras. Una planta puede cubrir una pared de 10 X 2 metros. A partir de los 3 años puede llegar a producir hasta 100 kg. de chayotes.  Con cañas, maderas o una estructura metálica se pueden guiar, siempre teniendo en cuenta el enorme peso que va a soportar ésta.


COSECHA:
La flor del chayote es pequeña con cinco pétalos y de color blanca, a continuación aparecerá el fruto. Su crecimiento se dará en la primavera y verano, entre Agosto y Noviembre los podremos cosechar.
El punto justo de maduración lo determina el color, que se aclara a medida que pasan los días.
Es importante que le dé la mayor cantidad de sol. Se le puede ayudar podando y aclarando las hojas alrededor del fruto y que impiden que los rayos solares lo alcancen.






























  





























.









HUERTO EN NOVIEMBRE.